Mi experiencia, por Toño.

Entrenador personal Palma de Mallorca

Mi experiencia con un gran entrenador personal.

Mis antecedentes supongo que son como los de la mayoría de mortales, era delgado y siempre tuve facilidad para el deporte, con lo cual sumado a que no era pequeño me llevó a tener un cuerpo no musculoso pero si delgado y definido. Ahora bien, con lo años dejas cada vez más el deporte a un lado y pasas a comer en exceso, que si comida rápida, patatillas, refrescos en casa, bollería, comilonas con los amigos y claro mis cervezas y copitas.
Eso valió para ganarme un cuerpo de 98 kilos y 106 cm de cintura. La verdad es que nunca me importó ni me molestó ir ganado peso, aun siendo consciente de mi «deterioro”, a veces me enorgullecía de mis excesos pero no sé por qué, un día ya no me gustó lo que reflejaba el espejo. Me vi ya demasiado dejado, no era algo que me produjera problemas de autoestima, ni me avergonzase al quitarme la camiseta pero empecé a darle vueltas, ¿Por qué no intentarlo?, me dije, ¿pero cómo?
Todos hemos estado apuntados en gimnasios y empezado con ilusión y trabajo pero la falta de conocimiento, lo difícil que es llevar una rutina, pues conlleva disciplina (siempre se pasa el entreno a la tarde, luego a mañana…), el desconocimiento de cómo combinar alimentación y ejercicio etc, nos lleva a todos al fracaso.
La suerte me llevó a encontrar a Venancio Nicolau entrenador personal en internet, tras darles muchas vueltas y comprometerme conmigo, porque el 1º compromiso ha de ser con uno mismo, a efectuar un entreno serio con su alimentación correspondiente (durante 3 meses), me puse en contacto con Venancio y concertamos una cita. Después de una pequeña entrevista enseguida me dio un diagnóstico: “Lo tuyo macho es alimentación”. Así que después de tomarme medidas pasó a explicarme su sistema «smart food «, un sistema fácil de asimilar y que no es una dieta si no que es un sistema que te enseña a comer bien, sano y variado para el resto de tu vida. Mi principal temor y así se lo hice saber era la alimentación, los entrenamientos personales no me preocupaban pues yo siempre fui un tío delgado que hacía deporte: “Tranquilo que hambre no pasarás”, me dijo. Así ha sido, he podido comer más de lo que podía tragar. Al final para mí lo de menos ha sido la alimentación pues como dice Venancio no es dieta sino una pauta de vida saludable, nada de régimen estricto, ni de pesar comida, ni nada de extremos….. Sino que debes tener unos mínimos conocimientos de lo que comes y como te afecta. Así que primera lección: Aprende a mirar las etiquetas y la verdad que no puede ser más fácil. Lo sé, es verdad, si no te lo explican no lo es pero para eso tenemos a Venancio. Eh!!! Que no todo han sido » sacrificios» también han caído hamburguesas, helados, panceta… se puede seguir disfrutando de los pequeños placeres que tenemos los pobres.
Pero no quiero engañar a nadie, no ha sido fácil, los entrenos han sido duros, mi entrenador personal NO REGALA NADA! pero te acompaña en cada paso y su implicación para mí fue una motivación. Se toma muy en serio su trabajo y aunque te sentirás muy cómodo en seguida con él, los entrenos también serán divertidos, amenos y variados pero no desviará su objetivo y será implacable si no obtienes resultados. No olvida y es consciente que le estás pagando y que es su trabajo y va en ello su profesionalidad y reputación.

Los primeros resultados llegaron enseguida, fueron pequeños pasos pero semana tras semana cada vez eran más obvios y la satisfacción crecía, reconozco que al principio recuerdo que Venancio se alegraba más que yo de que perdiera 1,5 cm de barriga pero poco a poco fui viendo y notando cambios, mejoras no sólo en mi cuerpo si no en mi vitalidad, salud, me sentía menos cansado y más activo.
Ahora estoy contento de decir que después de 4 meses mi cintura esta en 90.4 y que lo más importante no son sólo los resultados si no que Venancio ha hecho que algo como acudir al gym o hacer pesas pase de ser algo tedioso, aburrido y de entrenos que se hacen eternos a valorar y conocer que no es necesario estar 1 hora que a veces con 10 minutos intensos ya puedes obtener resultados. Me ha enseñado que existen muchas y variadas formas de planificar entrenos según tiempo y ganas que tengamos y que no tiene porqué ser una obligación si no algo con lo que sentirme mejor y a gusto.
A pesar de que me machacó, me ayudó con las flexiones y en la última me dejaba tirado en el suelo, me hizo «rezarlas» y otros ejercicios más duros si cabe, él disfrutaba con mis agujetas y no dejaba pasar una ocasión para meterse conmigo jajajaja. No! esto es una broma que se la tenía que hacer a Venancio, bueno eso pasó pero siempre en plan broma para amenizar los entrenamientos personales y pasar buenos momentos.
A nivel personal decir que a parte de un entrenador personal encontré un amigo que no sólo se limita a hacer su trabajo y cobrar, sino alguien que se implica por encima del trabajo y te gana con su naturalidad y sinceridad consiguiendo así que ir a entrenar no fuese una obligación. He aprendido a sufrir y disfrutar de unos entrenos junto a un amigo.
GRACIAS VENANCIO.

Os recomiendo probar, ¿Qué podéis perder?!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.