Los peligros de la obesidad infantil en la sociedad actual.

Entrenador personal Palma de Mallorca

Es un problema que ni yo como entrenador personal me libro.

El grave problema de la obesidad infantil se está extendiendo de forma rápida por todos los países desarrollados del mundo, la pandemia del siglo XXI. Lo solemos escuchar en la televisión y suele pasar desapercibido a nuestros oídos pero es algo muy serio y preocupante.  Para los adultos se tiene estipulado que la obesidad está alrededor del 25% del IMC, para los infantes y adolescentes hay unas tablas propias que podéis consultar en vuestro pediatra e internet en las páginas oficiales.

El origen de la causa de esta pandemia desde mi punto de vista son las grandes empresas alimenticias y la falta de información y conocimiento de la gente. Esto último por suerte está cambiando poco a poco.

Causas:

  • Gente poco informada sobre nutrición. No es lo mismo alimentarse que nutrirse. Evidentemente no hay padres que hagan daño aposta a sus hijos, siempre hablando de buenos padres, pero sí que es cierto que a la hora de intentar mejorar como tal no hay muchos que presten atención a los consejos de sus pediatras. Con la frase a mi me daban lo mismo y he salido muy bien, se conforman. La verdad es que la bajada de calidad de los alimentos, el aumento de azúcar, las grasas transgénicas, la grasa vegetal de palma y otras lindezas para abaratar costes que se han inventado, los productos en cuestión de 30 años hacia aquí son muchísimo peores. Así que recurrir a esa frasecita debería estar penado, no cuesta nada mantenerse informado por la salud de los más pequeños.
  • Las triquiñuelas de la industria alimenticia a la hora de de vender sus artículos. De sobra es sabido que las argucias y falacias usadas por el lobby alimenticio es de escándalo. Como las galletas “Dinosaurus”, ¡llevan una cantidad indecente de azúcar!, con seis galletitas y un vaso de leche ya llevan el azúcar recomendado por la OMS para todo el día. Se atreven a poner un sello de la asociación de pediatría española, dando lugar a pensar que es un alimento adecuado para nuestros hijos, pero si leemos más detalladamente podremos observar cómo pone “entidad colaboradora”. Luego es muy gracioso escuchar a padres quejándose de que su hijo es muy nervioso o tiene TDAH. Un consejo, probad a darle menos azúcar y a promover la actividad física.
  • La falta de tiempo produce compras más cómodas de productos ya elaborados y que sean rápidos y fáciles de cocinar. Este es un problema que tenemos la mayoría de padres en la sociedad actual. Los alimentos precocinados y las meriendas de bollería son sabrosas, rápidas de elaborar y los niños no suelen dar problemas al comerlas. Debemos hacer un esfuerzo para cocinar y buscar soluciones a la falta de tiempo. Una buena cena, rápida y que no suele dar problemas es la tortillas francesa. Las legumbres suelen ser una alternativa también muy fácil, sana pero nos puede ser un pequeño problema con los niños, aún así deberíamos tomar de 2 a 3 veces por semana. Una buena merienda siempre es el plátano y la fruta de temporada no da problemas y es una fuente de hidratos monosacáridos y fibra excelente.
  • El sedentarismo. Cada vez más niños no hacen ni el mínimo de una hora diaria de ejercicio. No hablamos de que todos los niños deben hacer deporte pero si deberíamos bajarlos al parque, hacer una excursión, montar en bicicleta y si el niño no es de salir jugar al “twister” o yoga….

Consecuencias:

A corto plazo:

  • Problemas psicológicos. Estos se producen sobre todo a nivel psicosocial por no poder seguir los juegos propuestos y las consecuentes dificultades para integrarse.
  • Diabetes (I y II).
  • Anomalías ortopédicas. La obesidad suele provocar problemas esqueléticos provocando escoliosis, lordosis o cifosis (desviaciones de la columna), pies planos… Estos problemas hacen que el infante obeso se meta en un círculo vicioso por el daño que le hace la actividad o el deporte. Esto puede suceder con sólo de 6 a 9 kilos más.
  • Enfermedad del hígado.
  • Dificultad respiratoria nocturna. Este problema nos lleva a niños más cansados, trastornos del sueño y por lo tanto dificultades para el aprendizaje.

A largo plazo: (Adulto que fue un niño obeso)

  • Dificultad para adelgazar y aumento de los problemas cardiovasculares.
  • Mortalidad prematura.
  • Mayor posibilidad de desarrollar cardiopatías, diabetes, cáncer, depresión y artritis.

 

Prevención:

  • Promover que los niños hagan una hora mínima al día de ejercicio. Ya he explicado anteriormente que no es necesario que el niño haga muchos deportes también puede llevar una vida activa paseando, haciendo yoga, clases de baile o simplemente ir al parque.
  • Cuidar su alimentación. Si no tenemos suficientes conocimientos contratar a un nutricionista que nos asesore. Por un módico precio existen unos grandes profesionales que nos pueden dar unas pautas de alimentación excelentes. ¿Qué cuesta la salud de nuestro hijo? Seguro que ninguno le ponemos precio.
  • Cambiar la bollería industrial. La fruta, frutos secos y alimentos no procesados deberían ser nuestra primera elección. Aunque incluso yo, un entrenador personal con hijos, sabe que los niños son niños. En los cumpleaños y en ocasiones especiales le dejo libertad a mi hijo, no quiero que sea el bicho raro, puede comer lo que quiera como cualquier otro niño.
  • Dar ejemplo. De padres obesos, niños obesos. Aunque esta afirmación parezca dura es una realidad. Se ha demostrado que el 80% de los niños obesos o con sobrepeso tiene a uno o a los dos progenitores en la misma situación. Además no me gusta la típica excusa que habla de la genética, ¡el único culpable es la alimentación! Normalmente en las casas no se suelen hacer 2 tipos de comida, con la falta de tiempo da gracias que dé tiempo a 1. Esta comida suele ser igual para todos y para todos igual de perjudicial.

 

Revista de postgrado de la Vla Cátedra de Medicina. Nº168. Abril 2007.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.