Cuarta semana: Con 8 no basta

Entrenador personal Mallorca Venancio

La exigencia de un entrenador personal

No sé cocinar, pero me encantan los programas de cocina. Para mi tienen algo realmente hipnótico, y no los puedo dejar de mirar pensando lo de “pues parece fácil. El día que cocine, haré esta receta”. E intento memorizarlo todo, fijarme en los detalles, para el día que me anime a cocinar, tener una base que lo haga todo mucho más fácil. Y me pasa exactamente lo mismo con los entrenamientos de Venancio. Intento acordarme de los ejercicios que me enseña, aprender la técnica, memorizar sus consejos por si algún día tengo que empezar a hacerlo yo solo. Pero intuyo que, igual que el mejor chiste de Arguiñano, no funcionará igual de bien cuando yo lo intente en solitario.

Y es que, una de las mayores diferencias entre entrenar solo o entrenar con un entrenador personal es el grado de exigencia. Me explico. Sé que yo nunca me pediría a mí mismo tanto como me exige él. Cuando yo entrenaba solo, el número de repeticiones o el peso con el que trabajaba siempre era el justo y necesario. Es decir, que pudiera hacer el ejercicio cómodamente, sin llegar a pensar nunca en el “no puedo hacerlo”. Y eso cambia con Venancio. Él sabe lo que te puede pedir y lo que no… incluso mejor que tu mismo. Te pedirá, te exigirá, cosas que tú crees que no puedes hacer. Y entonces te darás cuenta de que el concepto de “autosuperación” no es una de esas palabras que se ha inventado para los manuales de autoayuda, sino que es una palabra real, que puedes tocar, medir, pesar en kilos o contar en repeticiones.

A menudo, cuando entrenamos y vamos contando las repeticiones, siempre me imagino cuantas me quedan para terminar. “Si son 8 si que puedo” pienso, esperando que Venancio se apiade y piense igual que yo. Y no, realmente nunca coincidimos. Si él sabe que puedo llegar bien a 8, me va a pedir 12. Y si “llego bien” a 12, me va a pedir 16. Y su mayor trabajo va a ser mantener o despertar mi espíritu de esfuerzo. Y, a lo mejor, más que estudiar ejercicios secretos, o técnicas o nombres de músculos, de Venancio aprenderé que mi limite esta siempre un poco más lejos de lo que esperaba. Aunque yo siga pensando que solo puedo hasta 8.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.